Evento Ideas Audaces
Foto: SCRD

La apuesta de las Ideas Audaces para el fomento cultural en Bogotá

La Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte tiene como apuesta para 2023 refrescar su visión en torno al fomento cultural, con el propósito de plantear políticas sectoriales acordes a los nuevos tiempos, donde se reconozcan e integren las fortalezas de los últimos años.

Es por esto que el 21 de noviembre, en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, se llevó a cabo el evento presencial Ideas Audaces, en el que diversos agentes y gestores culturales dieron su opinión sobre educación, ruralidad y medio ambiente, comunicación, trabajo en red, género, entre otros temas de agenda global, ligados con la cultura.

Durante el evento, Catalina Valencia, secretaria de Cultura, Recreación y Deporte, indicó que esta es una oportunidad muy importante para el sector, sobre todo teniendo en cuenta que “el fomento debe trascender la entrega de becas, estímulos y los diferentes instrumentos que tenemos para financiar desde la gestión pública los proyectos de los artistas y creadores”.

“La innovación en el fomento es generar inclusión y lograr que cada uno de los sectores y los seres humanos que habitan Bogotá puedan incidir en los procesos de participación, creación y articulación con otras agendas, como el medio ambiente o el género, entre otros temas de agenda global”, indicó la secretaria. 

Para la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, estos son algunos de los retos en los que hay que trabajar:

  • Potenciar la incidencia del fomento cultural en todas las agendas transversales de la ciudad.
  • Propiciar la sostenibilidad del sistema cultural y sus agentes.
  • Garantizar la inclusión de territorios y comunidades al fomento.
  • Posicionar la política cultural como un acuerdo sectorial y ciudadano. 
  • Conectar el fomento con las agendas de la sociedad. En este punto Catalina Valencia precisó que “nos hemos centrado en hablar de las necesidades, las oportunidades y los desafíos y problemáticas del sector, pero ahora tenemos una gran tarea de conectar esas agendas con esos otros sectores como el desarrollo social y con el medio ambiente”. 

La secretaria Catalina Valencia también recalcó que, "a pesar de los retos, es muy importante volver a reencontrarnos con el optimismo de lo que hemos sido en estos más de veinte años de fomento de la cultura desde la gestión pública, pero también desde la incidencia de colectivos y activistas, creadores y artistas desde lo local, lo barrial y lo territorial, que han desempeñado un papel muy importante".

Algunas Ideas Audaces planteadas por expertos

Entre el 2020 y 2022 la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte contó con un consejo consultivo conformado por ocho consejeros y consejeras con vasta experiencia en diversas áreas culturales, académicas y prácticas. Algunos de estos integrantes comentaros sus aprendizajes en este evento.

Uno de ellos fue Germán Rey, reconocido profesor universitario, quien explicó que Ideas Audaces surgió al querer hacer un proceso de pensamiento del ámbito de la cultura y su fomento, que ha quedado recopilado en un documento que profundiza sobre la importancia de pensar y sentir con otros desde diferentes disciplinas, experiencias y prácticas.

De este ejercicio se concluye que en Bogotá hay una historia de pensamiento cultural que ha desarrollado múltiples conceptos desde la gestión administrativa, que la han puesto en la mira de la comunidad internacional.

Sin embargo, Rey manifestó la importancia de involucrar a más a los jóvenes dentro de este proceso de mejoramiento del sistema de fomento cultural. “No se puede hacer esto de generar ideas audaces sin que generemos cada vez con más fuerza, lucidez y entusiasmo las redes con los jóvenes pensadores, investigadores, funcionarios públicos y gestores culturales”, indicó.

Ideas audaces

Para David Melo, otro de los consejeros culturales, es importante generar un espacio permanente en la web que permitiera compartir ideas audaces que estén enfocadas en cinco horizontes como potenciar saldos pedagógicos, generar incidencia del fomento en la cultura, propiciar la sostenibilidad del ecosistema cultural y sus agentes, garantizar la inclusión de territorios y comunidades en el fomento, posicionar la política cultural como un acuerdo sectorial y ciudadano que conecte el fomento con las agendas de la sociedad.

En ese sentido, propone líneas de acción encaminadas a construir nuevos lineamientos para el fomento cultural que permitan reconocer, evaluar e investigar contextos que permitan reenfocar las convocatorias, fortalecer capacidades, dialogar, comunicar y finalmente articular.

Para el consejero Javier Machicado, es de gran valor ver que Bogotá está comprometida con un Plan Decenal de Cultura y resaltó que a pesar de algunas brechas que tiene el sistema de fomento en la ciudad, entre 2012 y 2020, los participantes a programas de estímulos han pasado de 5.000 a 30.000 y que el 68% de los ganadores han desarrollado proyectos interdisciplinarios.

También destacó que la tasa de repetición de ganadores de estímulos es del 15% en dos años y 2% en 3 años, con lo cual es evidente que se ha trabajado por dar más apertura y eliminar las quejas de que “siempre ganan los mismos”.

Sin embargo, Machicado afirma que hay que trabajar más para que las convocatorias compaginen con los ritmos del ecosistema cultural, que haya menos fragmentación de convocatorias y menos trámites y requisitos para aplicar a estas.

Por su parte, Eduardo Sarabia, economista y miembro del banco de expertos de la Unesco en Gobernanza de la Cultura para los países en desarrollo, hizo una reflexión sobre la necesidad de que haya un fomento expandido con políticas de seguimiento medibles. 

¿A qué parte del ecosistema es la que se quiere evaluar?, es una de las preguntas que plantea el experto, quien enfatiza en que es necesario ser mucho más específicos en el seguimiento e ir más allá del número de beneficiarios. De ello depende que no solo haya mecanismos de subsidio a las producciones culturales, sino que verdaderamente sean influenciados todos los eslabones de la cadena de valor del sector cultural.

Ideas Audaces

Por otro lado, Hernando Parra, docente, director del Teatro R101 y gestor cultural de larga trayectoria, habló de que, aunque Bogotá cuenta con varios espacios para opinar, las opiniones de los ciudadanos no siempre son decisorias en la creación de políticas públicas, lo cual es algo que se debe mejorar.

También cuestionó el hecho de que artistas de larga trayectoria participen seguido por los estímulos, quitando la oportunidad a otros artistas emergentes. “Además, los maestros merecen otro lugar porque tienen un conocimiento que hay que preservar”, indicó, con lo que sugiere que haya una nueva línea de trabajo en esta línea.

Por su parte, Daniel Bejarano, comunicador social y periodista, gestor cultural desde año 2000 y director de Ojo al Sancocho, resaltó que hay que reconocer que se ha democratizado y que ha crecido la política y el acceso al fomento, pues indica desde su experiencia que hace 22 años era muy complejo entender el acceso y la forma para acceder a los estímulos.

Sin embargo, afirma que todavía hay que disminuir algunos requisitos ya que la cultura es un mundo que le genera ciertos valores a la ciudad y es el alma de la sociedad, por lo que el fomento es importante para la sostenibilidad y el sentido de esta.

Para Bejarano una de las necesidades más urgentes es la consolidación de una política estable de fomento ya que muchas iniciativas requieren un aliado estratégico. “Hay que pensar una constituyente cultural que garantice la sostenibilidad o estabilidad del fomento, pues muchos de estos procesos requieren mucho tiempo para que haya cambios culturales o beneficios para una comunidad”, indicó.

Por último, Bejarano resaltó la urgencia de crear procesos, generar alianzas y articulaciones, apropiación y empoderamiento, cuya planeación sea a largo plazo para que las acciones se vuelvan un verdadero hito para la ciudad. 

Por otro lado, María Cristina Díaz, presidente ejecutiva de Maloka, planteó que la formación que se imparte en los procesos de fomento no solo debe desarrollar habilidades, sino que “debe dar el salto cuántico” de pasar de la habilidad a dejar capacidad instalada, y en ese sentido, hacer posible que se transformen realidades inmediatas, para ello es muy importante identificar las vocaciones creativas de los ciudadanos.

“¿Para qué tantos talleres, cursos y seminarios si no dejamos la capacidad instalada? ¿Cómo se evalúan estos procesos más allá de hacer evaluaciones de satisfacción? Hay que promover procesos de confianza y evidenciar un correlato de transformación actual después de hacer las actividades”, indicó Díaz.

Juliana Millán Parra, directora del Programa de Economía Social y Solidaria ATI- SOLSOC, también hizo hincapié en tener en cuenta a la ruralidad dentro de los procesos de fomento, que pueden ir ligados a temas de interés macro para esta comunidad como la agroecología, los derechos del campesinado, el campesino como sujeto de derechos y relación de campo con la ciudad.

A continuación, puedes repetir la transmisión en vivo del evento Ideas Audaces:

Banner Nuestro Legado

Banner Nuestro Legado

Banner Plan de Cultura 2038


Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.