Halloween

El halloween, una fiesta que se ha celebrado por tantos años alrededor del mundo. Reúne hoy en día a grandes y chicos a festejarlo en jardines infantiles, colegios, conjuntos residenciales, centros comerciales, en la familia y entre amigos. De esta forma tanto disfraces como dulces, se vuelven el tema central.

Para los Bogotanitos que no saben la historia de esta celebración, les podemos contar que lo que hoy conocemos como la Noche de Brujas o Halloween era celebrado hace más de 3 mil años por los Celtas, un pueblo guerrero que habitaba la región de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia.

Ellos celebraban esta fiesta en conmemoración del año celta que terminaba al final del verano, o sea, el día 31 de octubre. Esta historia cuenta que el ganado era llevado de los prados a los establos para el invierno. Ese último día, se suponía que los espíritus podían salir de los cementerios y apoderarse de los cuerpos de los vivos para resucitar, pedirles alimentos y maldecirles. Les hacían víctimas de conjuros si no accedían a sus peticiones: me das algo o te hago una travesura, que es la traducción de "Trick or Treat" (Truco o Trato).

¿Saben qué debían hacer para que los espíritus los dejaran en paz? Cuentan que los celtas ensuciaban las casas y las "decoraban" con huesos, calaveras y demás cosas desagradables, de forma que los muertos pasaran de largo asustados. 

Así fue como se expandió  la tradición de decorar con motivos siniestros las casas en fechas como el día de todos los santos y también los disfraces o halloween. 

En realidad, son dos días seguidos que se celebran con motivo de los difuntos y sus espíritus, también a las brujas y hechizos. La iglesia de Roma decidió convertir la festividad al catolicismo. Se instituyó el 1 de noviembre como el Día de Todos los Santos, que en Inglaterra se denominó "All Hallows' Day", y la noche anterior, 31 de octubre, "All Hallows' Eve" que posteriormente derivó en  "Halloween".

Esta festividad no sólo se quedó en Europa. También fue llevada a los Estados Unidos por emigrantes europeos, hacia el año de 1.846. Sin embargo no comenzó a celebrarse masivamente hasta 1.921. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La expansión por todo el mundo del Halloween se produjo a finales de los años setenta y principios de los ochenta gracias al cine y a las series de televisión.

En la actualidad los niños se disfrazan para la ocasión y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Después de llamar a la puerta los niños pronuncian la frase "Truco o trato" ó “triqui triqui halloween”. Si los adultos les dan caramelos, se interpreta que han aceptado el trato. Si por el contrario se niegan, los chicos les harán una pequeña broma.

Muchas son las historias que se conocen alrededor del Halloween. Una de ellas ha sido basada en el miedo, la muerte, los muertos vivientes, la magia y los monstruos místicos. Los "personajes" que se suelen asociar a Halloween incluyen a los fantasmas, las brujas, los gatos negros, los duendes,  los zombis y los demonios, así como ciertas figuras literarias como Drácula y el monstruo de Frankenstein.

Aunque muchos religiosos piensan que esta festividad se hace con el propósito de alabar al diablo o a los demonios, lo cierto es que se ha convertido en una fecha para la diversión infantil. Por eso, podemos ver a niños y niñas disfrazados de vaqueros, indios, calabazas, piratas, princesas, hombre araña, monjas, sacerdotes, campesinos y también de ogros, para festejar su felicidad de poder conseguir el mayor número de dulces. ¿A quién no le gusta disfrazarse y comer dulces?

Los celtas solían disfrazarse con pieles de animales el 31 de octubre y así no ser descubiertos por los espíritus que, según ellos, esa noche recobraban vida. De ahí la costumbre actual de disfrazarse ese día. Los colores tradicionales de Halloween son el negro de la noche y el naranja de las primeras luces del día. Los símbolos de Halloween también incluyen elementos otoñales como las calabazas y los espantapájaros.
 

Aprende y diviértete haciendo una linda máscara para el día del halloween

Para realizar una máscara para que tu disfraz sea único y diferente, necesitarás una cartulina del color que quieras, es decir, si quieres ser una bruja, podrás tener cartulina de color negra y blanca o verde oscura, la idea es que sea de tu preferencia. Adicional, se necesita de pegamento, tijeras, tal vez botones, papel seda o fomi, lentejuelas o cualquier otro material que se te ocurra para ponerle a tu máscara, no olvides que debes tener paciencia y mucha creatividad.

Primero puedes dibujar la silueta de la cara que quieras tener, calabaza, bruja, pantera, muñeca, o puedes buscarla en internet, imprimirla y ya está. Recortas con cuidado, además, cortas de la cartulina, dos tiras de 1,5 cm de ancho, servirán para sostener la careta. Por la parte de atrás, untamos pegamento en barra. Y lo pegamos sobre la cartulina, en este caso es de color negro, pero da igual el que se coja.

Y se vuelve a recortar para hacer los agujeros de los ojos y de la nariz por la parte de abajo para que se levante un poco y no se choque con la tuya. Se Cogen las tiras que has cortado anteriormente y les pones ganchos de cosedora a la altura de los ojos, un par de ganchos bastarán para que se sostenga.

Y al final de la tira, das unos cortes hasta la mitad, más o menos, y en la otra tira lo haces por el lado contrario, de forma que luego puedas encajar una en la otra, ajustándolas a tu cabeza.

Si vas a salir a pedir dulces, debes hacerlo en compañía de tus padres. Puedes ir a centros comerciales, recorres tu conjunto residencial, ó tu barrio. Algunas personas prefieren hacer fiestas de disfraces y también la puedes pasar muy bien.

 

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.