Calendario

Tal vez hayas escuchado hablar entre las personas de tu familia, amigos o maestros, acerca de los días de la semana: que algunos son festivos, que ya casi se acaba el mes, que cuándo es 30 o 15, en fin, comentarios que tienen que ver con el tiempo, los meses, los días, los años y un cartoncito que explica todo.

Resulta que el calendario o el almanaque, es el sistema que divide el tiempo en días, y en grupos de días como son: semanas, meses y años. Este mecanismo es utilizado para representar, mostrar o determinar una fecha. Sirve para publicar anualmente la información que hacen parte de algunos temas determinados, como datos astronómicos, festividades, entre muchas otras actividades.

La historia del calendario inicia como una necesidad de las personas. Los antiguos granjeros necesitaban saber cuándo debían arar y sembrar antes de la llegada de las estaciones lluviosas y también regular otras actividades de acuerdo con el estado del clima.

Los antiguos sacerdotes de Babilonia, Egipto, China y otros países, incluidos los mayas en América, exploraron los movimientos del Sol, la Luna y los planetas e inventaron una gran variedad de calendarios, algunos de los cuales todavía se usan.  Obviamente la unidad básica es el día: 24 horas, que equivalen a 1.440 minutos, a 86.400 segundos y cada segundo, con una duración algo mayor que un latido de tu corazón.

El día está definido por el movimiento del Sol a través del cielo y un buen punto de referencia es el mediodía, la hora en la que el Sol está en el punto más alto (o más distante del horizonte) y también está exactamente al sur o al norte del observador. 

"Un día" puede, por esto, definirse adecuadamente como el tiempo transcurrido entre un mediodía y el siguiente. Al principio necesitaron de un reloj de Sol que podía seguir el movimiento del Sol en el cielo por la sombra de una varilla o aleta ("nomón") que apuntaba hacia el polo y permitía dividir el día en horas y en unidades menores.

Un ejemplo para entender mejor esa medición, es que el mediodía es la hora en la que la sombra apunta exactamente al sur o al norte y es más corta. ¿Cuál es, entonces, el periodo de rotación de la Tierra alrededor de su eje? ¿Un día?, dirá. No exactamente. Para el día el punto de referencia es el Sol, que cambia ligeramente su posición en el cielo. Durante el año el Sol traza un círculo completo alrededor del cielo.

Los relojes que conocemos y usamos, están basados en el día solar medio porque la duración de mediodía a mediodía puede variar debido al movimiento de la Tierra en su órbita alrededor del Sol.

El Año

El año es el tiempo que necesita la Tierra para hacer una esfera (dar una vuelta) completa alrededor del Sol. Al final de ese tiempo, la Tierra está de vuelta en el mismo punto de su órbita y el Sol está, por tanto, de vuelta en el mismo punto aparente en el cielo.   

La Tierra necesita 365 días para completar su viaje y cualquier calendario cuyo año difiera de este número se desviará gradualmente en sus estaciones. El antiguo calendario romano tenía 355 días, pero añadía un mes cada 2 o 4 años: no era suficientemente bueno y en los tiempos en los que Julio César era gobernante de Roma, estaba desviado tres meses. 

En el año 46 antes de Cristo, César introduce un nuevo calendario, llamado, calendario juliano. Es similar al usado hoy: los mismos 12 meses y un día añadido a finales de febrero cada 4º año ("año bisiesto") en los años divisibles por 4. Dos años más tarde, el 5º mes del año romano se denominó julio en su honor. El nombre de su sucesor; Cesar Augusto, fue posteriormente ligado al mes siguiente a julio.

Así, el calendario continuó  desviándose pero a un menor ritmo, aproximadamente 1 día cada 128 años. En 1.542, año en el que la desviación era de unas dos semanas, el Papa Gregorio trece ordena un calendario modificado, denominado, debido a su nombre, calendario gregoriano.

De aquí en adelante, los años terminados en dos ceros, como 1.700, 1.800, 1.900, no serían bisiestos, excepto cuando el número fuera divisible por 4, como el 2.000. Esto termina eliminando 3 días bisiestos cada 400 años.

Pero no fue suficiente modificar el calendario: se necesitó dar un salto en las fechas para eliminar la diferencia acumulada. En Rusia, por ejemplo, el cambio vino después de la Revolución, y es por lo que el gobierno soviético usa para celebrar el aniversario de la "Revolución de Octubre" el 7 de noviembre. La Iglesia Ortodoxa rusa continúa usando el calendario juliano y celebra la Navidad y la Pascua unas 2 semanas después que la mayoría del mundo.

Origen del mes

Las diferentes fases de la Luna representan diferentes ángulos de iluminación, y la apariencia de la Luna en el cielo nocturno nos da una buena idea de donde está el Sol. La duración del ciclo de la Luna ("periodo sinódico") fue la causa de la división del tiempo conocido como mes.

El Calendario Maya

Los indios mayas de América Central, vivieron en la península de Yucatán en México, Belice y Guatemala. Crearon una vasta civilización que alcanzó su máximo esplendor en torno a los años 1.200-1.450. Desarrollaron un sistema antiguo de escritura simbólica ("glifos") y matemáticas sencillas, usando un sistema parecido al nuestro (¡incluyendo el cero!) basado, no en el número10, sino en el  20.

Su astronomía estaba bien desarrollada y observaron los "días zenial" cuando el Sol está directamente sobre la cabeza ("en el cenit") y si se pone un palo vertical en ese momento, no proyecta sombra. Su año tenía 365 días, pero en la ausencia de años bisiestos, cambiaba lentamente con respecto a los solsticios. Ese año estaba dividido en  18 "meses" de 20 días cada uno (numerados de 0 a 19), más el  "mes corto" de Wayeb, cuyos días estaban considerados desgraciados. 

Yucatán no experimenta verano e invierno en la misma forma que las latitudes medias (ej.: Europa o la mayoría de los EE.UU.) y por lo tanto el calendario maya no estaba ligado fuertemente a las estaciones como está el nuestro. El planeta Venus recibía la principal atención y sus ciclos estaban medidos con precisión por los astrónomos mayas. Además los mayas también observaban un "año ritual " de 260 días, con 20 "semanas largas" de 13 días cada una.

En conclusión, el calendario nos permite saber y programar con tiempo cuándo sucederán cosas importantes para nuestra vida. Por ejemplo, el día de tu cumpleaños, la cita donde el médico, el examen de español, o el día que sales a vacaciones. También te puede ayudar saber cuántos días faltan para que llegue navidad!

Para las horas, los minutos y los segundos de cada día, existe el reloj.

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.