Nuevas fuentes de energía

Nuevas fuentes de energía

El ser humano se ha valido de muchas fuentes de energía para que podamos estudiar, trabajar, transportarnos en vehículos de todos los tamaños y marcas. También utilizamos estas fuentes de energía para que en nuestras casas haya luz eléctrica, para que se caliente el agua en la ducha y para que podamos cocinar. Hay muchas cosas que utilizamos con la diversas fuentes de energía que se han descubierto con el pasar de los años de la humanidad.



Una de las fuentes de energía que se ha utilizado por siglos es el viento: durante mucho tiempo, el ser humano ha usado de la fuerza del viento para impulsar veleros, accionar molinos y bombear agua. En los últimos años se ha visto un interés renovado por la energía eólica, es la que proviene de la alta presión del movimiento de aire. De esta energía limpia y renovable generada por turbinas de viento de alta tecnología se benefician ya más de 35 millones de personas.

En Dinamarca, por ejemplo, menos de la mitad de la electricidad proviene de la energía eólica. Alemania, España y la India (que afirma ser la quinta productora mundial) están aumentando rápidamente su producción. Estados Unidos cuenta con 13 mil generadores de turbina y, según algunos analistas, si se explotaran todos los lugares propicios, podría llegar a satisfacer de esta manera una parte de sus necesidades de energía eléctrica.

Otra fuente de energía es el sol: muchos expertos han comprobado que la luz solar puede convertirse en electricidad con células solares, mediante dispositivos que se activan con los rayos del sol. Por todo el mundo se generan de esta manera casi 500 millones de vatios de electricidad.

La Tierra es otro punto grande de fuente de energía que se está utilizando hoy en día: por ejemplo, si perforáramos la corteza terrestre en dirección al centro del planeta, que está a 4 grados centígrados, la temperatura aumentaría 30 grados centígrados por cada kilómetro descendido. A quienes viven cerca de fuentes termales o de la fisura de un volcán, les resulta más fácil aprovechar el calor de la Tierra.

Imagínate que en estos momentos, el agua caliente y el vapor de los puntos calientes de la corteza terrestre se está utilizando en aproximadamente 58 países para climatizar viviendas o generar electricidad. Islandia, por ejemplo, obtiene la mitad de su energía de las centrales geotérmicas. Hay naciones, como Australia, que están estudiando cómo aprovechar la energía atrapada en grandes zonas de roca caliente y seca, situadas a unos kilómetros bajo la superficie.

Otra energía que podemos utilizar pero con mucho cuidado es el Agua: dicen que la energía hidroeléctrica ya representa más del seis por ciento de la producción eléctrica mundial. Sin embargo, esta energía es tomada de los nacimientos de agua que son conducidos a grandes embalses, donde hacen que la energía tenga un proceso que pueda llegar a las ciudades para sus edificios, casas y empresas. Como ya sabemos, el agua es muy importante para todo, pero debemos cuidarla para que podamos alimentarnos, asearnos, entre muchas otras cosas.

Tenemos también el hidrógeno, gas combustible incoloro e inodoro, es el elemento más abundante del universo. Forma parte integral del tejido animal y vegetal, está presente en los combustibles fósiles (gasolina, ACPM) y es uno de los dos componentes que forman el agua. Además, su combustión es más limpia y efectiva que la de los combustibles fósiles.

Hoy día se producen en el mundo 45 millones de toneladas de hidrógeno, mayormente para fertilizantes y productos de limpieza. Pero en el proceso de extracción del hidrógeno, en el que se emplean combustibles fósiles, se libera un gas tóxico (el monóxido de carbono) y otro de efecto invernadero (el dióxido de carbono). Con todo, muchas personas consideran al hidrógeno la alternativa más prometedora a los combustibles tradicionales y creen que satisfará las futuras demandas energéticas de la humanidad.

La pilas de combustible como fuente de energía es la que recientemente está siendo utilizado en vehículos, para no contaminar tanto el planeta con la gasolina y los gases que ellos emiten. Una pila de combustible (también llamada célula o celda de combustible) es un dispositivo que produce electricidad mezclando hidrógeno con oxígeno en una reacción química controlada, sin combustión alguna. Cuando se usa hidrógeno puro en lugar de un combustible fósil rico en hidrógeno, el único residuo de la reacción, además de calor, es agua.

Con esta nueva fuente de energía, se busca sustituir los motores de los automóviles, generar electricidad para edificios comerciales y residencias, y hacer funcionar pequeños dispositivos eléctricos, como teléfonos celulares y computadoras. Pero hasta la fecha, la energía producida en las plantas de pilas de combustible es cuatro veces más costosa que la que se obtiene a partir de los combustibles fósiles.

Los beneficios ambientales de adoptar fuentes de energía limpia nos permitirán tener un mejor planeta. Sin embargo, es probable que el costo implicado en producir este tipo de energía a gran escala siga siendo demasiado alto. Colombia sería uno de los países más demorados en conseguir esta nueva tecnología. Pero no hay que perder las esperanzas...

Por ahora sólo nos queda seguir insistiendo en mantener apagadas las luces que no necesitamos, cerrar la llave de la ducha mientras nos enjabonamos, no utilizar tantos detergentes en la lavadora. No tirar basura en la calle, en los parques o bosques que visitamos. Entre muchas otras tareas que hay para no seguir contaminando nuestro planeta.

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.