La vida en el bosque

 

Algunas historias de aventuras o de princesas nos han mostrado hermosas historias vividas dentro de un bosque. En esas historias existen grandes terrenos de flores, animales salvajes como los tigres, los osos, jabalíes y enormes árboles, en las que habitan pequeños seres conocidos como duendes. En fin, son muchos espacios de la naturaleza relacionados con los bosques.

En realidad, los bosques son más que historias contadas en historietas y vida de princesas. Los bosques juegan un papel fundamental en la regulación del clima en el planeta, el mantenimiento de las fuentes y caudales de agua y la conservación de los suelos. Por ello, las selvas y demás bosques son posiblemente el patrimonio natural más importante, pero también el más amenazado y depredado por la mano del hombre...

Los bosques ayudan a mantener el equilibrio ecológico y la biodiversidad, limitan la erosión en las cuencas de agua. Asimismo, abastecen a las personas, cuyas viviendas están cerca a ellos, permitiéndoles realizar la siembra y recolección de sus productos agrícolas y productos como la madera, combustible, forrajes, fibras o fertilizantes orgánicos.

Cuando la gente piensa en animales y la vida en los bosques, usualmente visualizan criaturas como osos, gorilas, tigres, culebras. Es frecuente que se olviden que también son parte de la vida en los bosques las plantas forestales, los árboles y otros organismos como mosquitos, hormigas, zancudos, y hongos, que son tan importantes para el bosque como los mismos árboles.

Las plantas verdes, desde los árboles hasta los más delicados helechos, forman la base de todos los ecosistemas forestales. Estas plantas requieren aire, suelo, agua, y luz solar para crecer y así sostener la frágil red de vida en un bosque.

Una enorme variedad de vida habita en el bosque. Algunas son espectaculares, otras se ocultan en algún lugar debajo del tapiz de la tierra. Los bosques son de los hábitats más diversificados del planeta. La biodiversidad no es simplemente algo que es "bueno" tener. Todas las especies, incluyendo los humanos, dependen de todas las otras especies para su supervivencia. La extinción de cualquier organismo, un mono, un planta, una pequeña cantidad de agua, una mariposa, tendrán consecuencias impredecibles y, a veces, desastrosas para la vida.

Dependiendo el tipo de clima, existen diferentes tipos de bosques. Por ejemplo, en las zonas de clima tropical se dan tres clases de bosques: el bosque tropical seco o bosque tropical con estación seca en el que la vegetación tiene que adaptarse a largos períodos de sequedad, durante los cuales la evaporación es muy activa. Los paisajes vegetales se empobrecen poco a poco y las especies de animales y plantas adaptadas a esa resequedad, adquieren gran importancia a medida que muestran su manera de sobrevivir, en lugares como ese.

Existe el bosque tropical que es el bosque en los que durante la estación seca algunos árboles pierden su follaje dependiendo de la severidad de la sequía.

Por último está el bosque tropical lluvioso o húmedo que contiene mayor cantidad de especies diferentes, es decir, mayor biodiversidad, con lo cual la pérdida de la cantidad de seres vivos que viven allí podría ser aún más grave. Una sola hectárea de selva tropical húmeda puede llegar a contener cerca de 200 especies diferentes de plantas, de las cuales 100 son árboles. Una sola especie de estos árboles, como puede ser la ceiba, es capaz de albergar a su vez, decenas de especies diferentes de animales, entre las que se encuentran insectos, aves, ardillas y murciélagos.

Estos bosques de las regiones cálidas, tropicales, son mejor conocidos como selvas. El mayor crecimiento de éstas corresponde a aquellos sitios donde hay mayor pluviosidad, gran cantidad de lluvias. A diferencia de los otros tipos de bosques, las selvas albergan un mayor número de especies de plantas y de animales, sin embargo, su suelo es menos fértil que el de aquellos bosques. La materia orgánica que cae al suelo, se descompone muy rápidamente y no llega a formar una espesa capa de mantillo en la tierra.

Una de las más importantes selvas que existen en el planeta es la selva pluvial ecuatorial, es decir, un tipo de bosque cálido que se localiza principalmente en América Central, el Amazonas, África y Malasia. En estas zonas la temperatura se mantiene todo el año alrededor de 22 a 25 grados y presenta abundantes lluvias todo este tiempo.

En este tipo de selva son frecuentes las plantas con sus raíces extendidas superficialmente como las lianas y las orquídeas, que crecen sobre otras plantas. La vegetación en estas zonas es muy abundante y son pocos los sitios donde puede entrar la luz hasta el suelo. En este ambiente son comunes los insectos y toda clase de invertebrados terrestres, los reptiles y los mamíferos enanos, generalmente arborícolas como los micos.

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.

Visita nuestras redes sociales para estar al tanto de noticias y convocatorias.