strict warning: Only variables should be passed by reference in /home/culturar/public_html/portal/modules/google_cse/google_cse.module on line 236.


4327

EL BOBO DEL TRANVÍA

Modificado el martes 25 de ene de 2011

Versión tomada de Asdrúbal López Orozco

A finales del siglo diecinueve, es decir, hacia el año 1.900, Bogotá tenía tranvía, una especie de compartimientos rectangulares techados y con bancas para que la gente se sentara, que servía de transporte de pasajeros hecho con madera y metal. Los tranvías eran abiertos y a lado y lado tenían escalones para subir y bajar. Los primeros tenían un cochero que arriaba a las mulas que lo halaban por unos rieles a paso lento como un tren.

Posteriormente Bogotá tuvo tranvías eléctricos fabricados en Estados Unidos entre 1.910 y 1.949 que tenían acceso persona por persona, contaban con un chofer y un supervisor que imponía el orden y un cobrador que pedía a cada pasajero el valor del pasaje: cinco centavos.

Cuentan que por ese tiempo apareció en la ciudad Antonín "el Bobo del Tranvía", un curioso personaje gigantesco que se vestía como un policía con gorra roja, camisa verde, correa negra, pantalón amarillo, botas azules y con una señal de "PARE" en sus manos y otra que decía "SIGA". Además contaba con un pito muy ruidoso.

Dicen que los universitarios de esa época nombraron a Antonín "Comandante en jefe de circulación" y que lo tenían por inteligente, buen ciudadano, honorable, respetable, sociable y excelente hermano.

"El Bobo del Tranvía" hacía las funciones de policía de tránsito gratuitamente y que ponía multas a peatones, pasajeros y conductores por igual.

Antonín tenía una hermana muy hermosa, que cuando subía al tranvía todos silbaban y llenaban de piropos. El la quería mucho, la saludaba y corría al lado diciendo que la quería mucho y que Dios la bendijera.

Un día, la hermanita del "Bobo del Tranvía" se escapó de su casa para irse con ciudadano de aquella época. Esto le produjo una gran tristeza a Antonín, por eso se deprimió y se aisló de la gente...

Desde entonces, trotaba distraído, como perdido en las nubes, y por andar así, un día el tranvía lo atropelló. Toda la gente lamentó el accidente. Lo llevaron al hospital de Sibaté, donde murió esperando que su hermana lo fuera a visitar.

 

 

Publicado el martes 25 de ene de 2011