Usuarios potenciales:
recorrido de tendencias y cifras

POR: GERMÁN REY

Recorrido por Biblored: retrato de una red en 2016

ÍNDICE

1. Análisis de cifras

2. Encuesta Bienal de Cultura

3. Estudio del Observatorio de Desarrollo Económico

4. Encuesta de consumo cultural del DANE (2016)

Análisis de cifras

Colombia y Bogotá cuentan con un conjunto de estudios sobre la lectura y las bibliotecas de indudable importancia. Además de ser investigaciones sobre diferentes aspectos del consumo de libros, la generación de hábitos de lectura, la importancia de los mediadores del leer o los contextos y lugares de la lectura, son también aproximaciones al consumo cultural en el que se inscribe la lectura. Más recientemente han aparecido otras preocupaciones como, por ejemplo, los análisis del desarrollo de la cultura digital y el impacto de las tecnologías en la educación como también en general en las sensibilidades y particularmente en la lectura.

En los tres estudios de hábitos de lectura y consumo de libros en Colombia existen datos muy valiosos de carácter sectorial, pero también de índole longitudinal. Si entre los primeros se puede constatar la realidad de la lectura y de la no lectura, el desarrollo del leer en diferentes niveles etarios, socioeconómicos, de género o de grado educativo, en los segundos es posible confirmar lo que ha sucedido en el país y en la ciudad en los últimos 15 años, en algunos temas relevantes, como por ejemplo el surgimiento de lecturas emergentes que se realizan a través de múltiples pantallas, ya sean las de los computadores, el teléfono móvil o las tabletas electrónicas. Entre los instrumentos de análisis cultural se deben destacar los estudios sobre consumo de libros, asistencia a bibliotecas y hábitos de lectura realizados por el DANE la encuesta de consumo cultural (DANE), la Encuesta Bienal de Cultura del Observatorio de Cultura de la Secretaria de Cultura y la Encuesta Regional del Observatorio de Desarrollo Económico de la Secretaría de Desarrollo de Bogotá.

Todos ellos permiten construir un perfil de la lectura y de las bibliotecas en la ciudad que a la vez ayuda a pensar el sentido y funcionamiento de su Biblioteca Digital.

Existe un conjunto de tendencias en todos estos estudios que se pueden constatar a través de sus mediciones en el tiempo. Entre ellas están la fuerte presencia de los no lectores, el peso en las prácticas de lectura de la edad, el nivel socioeconómico, las localidades de la ciudad, el nivel educativo y el género, el bajo nivel de lectura de libros (1,9 de promedio al año en Colombia), el incremento significativo de la lectura en internet, la transformación del mobiliario cultural al que ahora se integran el computador, el teléfono celular y las tabletas, el papel de algunos mediadores claves de la aproximación a la lectura, el acceso a bibliotecas, los temas más consultados, etc.

Para el presente estudio se analizaron los estudios sobre consumo de libros, asistencia a bibliotecas y hábitos de lectura realizados por el DANE en la encuesta de consumo cultural (DANE), la Encuesta Bienal de Cultura del Observatorio de Cultura de la Secretaria de Cultura y la Encuesta Regional del Observatorio de Desarrollo Económico de la Secretaría de Desarrollo de Bogotá. Todos ellos permiten construir un perfil de la lectura y de las bibliotecas en la ciudad que a la vez ayuda a pensar el sentido y funcionamiento de su Biblioteca Digital.

Conclusiones del análisis de cifras y tendencias

Los datos de los estudios sobre Bogotá confirman varias tendencias importantes que deben ser tenidas en cuenta para la construcción de una política pública sobre la factibilidad de una Biblioteca Digital de Bogotá.

  • Existe un contraste verificable entre el acceso a la lectura de los bogotanos y el incremento de su cultura digital.
  • Se ha modificado ya el mobiliario simbólico y cultural de los bogotanos y bogotanas con un notable incremento de la infraestructura y las prácticas de apropiación de las tecnologías, que generan una realidad multi pantalla a través de la cual se ha incentivado la lectura.
  • Aún existen brechas entre las diversas localidades de la ciudad. Se debe explorar la geografía de estas brechas.
  • Las asimetrías frente al uso de las tecnologías están relacionadas con el estrato socioeconómico, la edad, el nivel educativo y el género. Tienen más apropiación de tecnologías las personas de clase alta, los hombres, los más educados y los más jóvenes.
  • Es muy determinante la influencia que tienen las tecnologías de información y comunicación en los más jóvenes de la población de Bogotá.
  • El acceso a las tecnologías se hace particularmente desde las viviendas, aunque son claves los esfuerzos que se están realizando para convertir la escuela en un ámbito de expresión y funcionamiento de las tecnologías.
  • El computador y el teléfono móvil son los dos artefactos más importantes en estos momentos en la vida cultural de los bogotanos. La televisión está posicionada en un lugar preponderante del consumo cultural bogotano desde hace años y seguramente empiezan a suceder cosas con los Smart TV.
  • El incremento del computador y su distribución por localidades es un dato especialmente importante para la definición de políticas en este campo.
  • Una parte importante del consumo cultural de los bogotanos y bogotanas está sucediendo a través de estos artefactos y en la navegación por internet. Sobresale el escuchar música, el ver videos, el participar en redes sociales, el enviar y recibir correos e inclusive el leer.
  • Hay un ascenso de la lectura en internet, aunque aún no hay altos porcentajes de lectura de libros electrónicos.
  • La frecuencia de acceso a internet es muy importante entre la población joven de la ciudad, es decir, aquella que está entre los 14 y 18 años.
  • Es importante profundizar en la relación del ecosistema digital con las artes y otras expresiones culturales como la lectura, la apropiación del patrimonio, y la asistencia a museos y bibliotecas.
  • Las culturas científicas y los saberes están circulando por internet. Los jóvenes acceden a ellos, como soporte de su práctica educativa y de su desempeño en la vida cotidiana.
  • Otros estudios, como por ejemplo los de lectura y lectura digital de las pruebas PISA, están indicando que Colombia tiene puntajes bajos, entre otros temas, en las competencias y habilidades para navegar de manera eficiente en la red y ubicar de manera rápida y correcta los sitios que pueden proveer de información relevante a los niños y jóvenes.
  • Los recientes resultados colombianos de las Pruebas Saber 11 son especialmente significativos. Colombia incrementó sus promedios de 250 a 257 puntos siendo la lectura crítica el resultado pedagógico más favorecido.
  • El desnivel que se observa entre contenidos científicos, divulgativos y formativos locales y los niveles de acceso a este tipo de material por parte de los jóvenes es preocupante y de especial interés para las políticas.
  • No existen mediciones sobre las relaciones entre prácticas artísticas y nuevas tecnologías, muy decisivas para la orientación de las políticas culturales en la ciudad.

A partir de la década de los años ochenta —se lee en el Documento de políticas del Distrito— se han producido transformaciones sustanciales en las prácticas de interpretación, valoración y producción del arte y la cultura que fueron heredadas de la modernidad. Estos cambios han estado motivados por profundos debates académicos, por transformaciones radicales en las propias prácticas culturales y artísticas, así como por las presiones ejercidas desde las agendas culturales y políticas de los grupos y movimientos sociales que las consideran como territorios de conflicto y negociación cultural y política. […] Es necesario mencionar el giro radical que marca el paso de una definición del arte y la cultura como objetos para la apreciación, la exhibición y el consumo a una que los considera como prácticas sociales.
Nombre del documento

Encuesta bienal de cultura del 2015, realizada por el Observatorio de Culturas de la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte de Bogotá

Estudio del Observatorio de Desarrollo Económico (ODE), Noviembre del 2015

En un estudio reciente del Observatorio de Desarrollo Económico (ODE), se observan las siguientes tendencias, relevantes para la Biblioteca Digital de Bogotá:

Encuesta de consumo cultural
del DANE (2016)